DUNAS DE LA HUACACHINA

Mar de arena trópico inverosímil

en tu oasis llevas agua bendita
luz de arena movedizas, vientos de silencios
y gritos de violines, déjame volar y flotar en tu remanso
bajo la magia de mis ancestros
cubre mi opaca y tenue agonía,
con tu luz del sol resplandeciente

Mar de arena y agua dulce, debajo de sus palmeras
que en tu oasis llevas sirena hechicera …
dame vida al son de tu calor …
dame esperanza y luz ya que ando perdida …
mi encuentro en tus dunas no es casual,
es leer en esta tierra seca el milagro de la vida
dame la risa pagana de la tristeza y la melancolía
luz del sol que cubre de sudor y miel toda mi piel
y en la lejanía esta el eco del llanto y las carcajadas de alegría …
todo mi aire que respiro, mi voz, mi sed, mas mi sudor se mezclan con la arena..

Mar de arena siento tu presencia …
que llegas cálida a mi y todo se tiñe de tu magia y amor
ecos imprescindibles se guardaron debajo de tus cimientos, la luz se va y el sol deja ver sus últimos destellos
las voces viejas reviven entre murmullos del viento …
silban gloriosos al anochecer y entre puntillas penetran entre tus oídos las lejanas e idas

las voces de los paracas

las voces de los iqueños
voces de vientos de ángeles
voces de vientos de niños
voces de coyas e incas
voces de valientes guerreros
son los aires de arena que golpean y acarician con su manto fino, listo para volver a tejer, listos para hacer con su tormenta una nueva manta de arena, virginal, sin ápices, sin restos de aromas, ni sombras solo dejamos a tras el secreto y el olvido sin ninguna huella… y en el aire se susurra a la complicidad del atardecer para dejar todo tan natural ya que con mucho cuidado los finos sonidos dicen que están, las paracas presentes dejando todo ordenado y limpio …..shuuuu !!!!
es hora de partir ….. shuuuu !!!
dejemos al desierto dormir … shuuuu

ya que el quiere volver a estar como lo encontramos, un valiente y muy fiero, ser de la naturaleza, pero tan suave y romántico, su valentía como todo príncipe solitario, va a diario en la búsqueda de su amada la soledad, para dormir en su compañía, sumergidos en este gran mar de arena.

This entry was posted in Poemas.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.