El lado Romántico del Arte

 

Como todos sabemos que al culminar la larga etapa de preparación intelectual perfeccionamiento técnico y de investigación que se hace en cualquier carrera profesional, a nadie se le ocurre preguntar si existe un curso o asignatura donde te enseñen de que manera obtener un bien como un haber y sumarnos a transitar en la búsqueda de un decoroso sueldo, justificado por tu trabajo que te costo, bachilleratos, títulos, primeros premios y menciones honrosas.

Es allí donde perfilamos más las actitudes y las capacidades para enfrentarnos a la gran demanda de trabajo y como opciones son muchas, lo que no debemos de hacer es ver todo lo que hacemos como mercancía. En la actualidad todo se satura, se oferta y se demanda, existen producciones basándose en series inagotables como otras muy ocultas y muy bien trabajadas que pugnan por no quedar en el anonimato.
Son muchas las profesiones y las formas de conducirse a sus objetivos, a nivel mundial ya no existen capitalismo que no traiga consigo solo el oro negro y el metal lo que antes no se permitían dar una mirada hacia a qui, y vuelven los ojos ahora hacia los lugares inexplorados, quizás poco vírgenes y menos socavados de la latitud de la tierra como es el Perú y sus diferentes producciones, que gozan de estar en forma natural en sus tres regiones.

En las industrias de producciones de importación y exportación; no se incluye el arte como producto, puesto que en la formación integrada de las facultades del arte, no se mencionan siquiera a cuanto se cotizaría una de las obras de arte; ya sea en cualquiera de sus naturalezas o estilos, no… si a nadie le gusta hablar de aquello, que vaya en contra del romanticismo de crear arte y de creer que el mercantilismo no es lo más sensato de un artista; que es caer en el simple comercio del arte como cualquier producto; que se produce, causa y efecto naturales de todo sistema económico, ¿Como entonces se justificaríamos el valor de nuestro trabajo, y que nos demuestre el mercado consideración y respeto a nuestras obras y que se considere beneficios como lo que somos productores de algo material y consumidores de los productos y equipos, que necesitamos para emprender nuestra empresa mas conocido como taller,   como cualquier otra profesión se tendrá que vivir de esta, dinamia, dentro del sistema economice, nunca antes se vio el arte como alternativa de producción y exportación. Y por ende las obras se quedan como colección particular, donde todo se reduce a que la manera más adecuada sería promoverla y dándole como opciones a todos los espectadores de los diferentes niveles culturales, sin edad ni condición; la oportunidad de conocer el mundo del arte y ser parte del consumismo.

Este un punto de vista personal, como artista enfrentada a la realidad del mercado del arte, que lamentablemente nadie nos forma ni nos guía, ni predice lo que pasara, cuando asumamos el Arte como profesión y pretendamos vivir de este; pero como artistas nadie nos quitara el romanticismo necesario para la creación de nuevas tendencias artísticas.

Nadie sabe qué sucederá en el tiempo vivido …con éxitos y dificultades como muchos personajes que son actualmente exitosos por su trabajo y su trayectoria y son muy pocos los reconocidos por su maestría y su desinterés por entrar en el mercado …los tiempos cambian y los Baca Flor y los Daniel Hernández seguirán naciendo… tanto así como el emblemático bohemio maestro Víctor Humareda cuya vida quizás no es tan envidiable en la actualidad, cuyos goces se transformaron en códigos muy distintos a aquellas épocas; rescatamos sus vivencias mas aferradas al sufrir, mezcla de soledad y de búsqueda del apego humano de vivir en condiciones impuestas, basándose quizás en lo que alimentaba su alma, viviendo en un hotel de la parada, en Lima, en el centro de la ciudad, es así como llego a Francia embelesado de bellas mujeres, de fantasmas y arlequines, jamás imagino que en su sentimiento de marginal por convicción, se consideraría unos de los pintores más importantes de los últimos tiempos.
Eh aquí la muestra viviente de lo que es el arte en la actualidad, no sabemos el valor de nuestras obras, sigamos en este nuestro tiempo, demos el espacio y respeto que se merece el arte y los artistas.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.