MUJER, OH MUJER

derechoseservadosmariluccencho@hotmail.com

La mujer, de dulce y tierna conducta…

esfinge dura como la sal

A veces brava como un huracán,

Ambigua como las olas

que van y vienen a la orilla del mar …

Hasta las rocas son blandas ante su voz llena de amor

y bravías cual fuera su enojo …

se vuelven esfinges duras como la sal

si la ves en manso reposo

son cálidas como la arena;

Después de una tormentosa paracas

es tranquila y angelical al amanecer

esta lista como ninfa de mar con toda su frescura

para saltar de aquí allá en perpetuo gozo

si la descubrieras en su mundo misterioso

detrás te embarcarías alzando las velas al infinito,

y si bebieras de su copa

solo encontrarías sabiduría …

nunca se llenarían las miles de hojas, para describirte

tan solo mira el inmenso océano

y el infinito de sus aguas,

mira, que están en cada continente

así las vieras a todas corriendo bajo el sol

sus perfiles reflejados en los mares

quizás no son tan diferentes …

las mujeres que están en todo mundo.

 

Marilú Ccencho Díaz.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.