LA TRAVIEZA TORTUGUITA Y EL CARACOL

La llaman Rosita a la niña tortuguita; de verde caparazón y muy duro como las piedras, que la ocultan y que pasea a diario, camuflada entre ramas,  tronquitos de helechos, sábilas y margaritas, Rosita es perversa; esta de cazadora, y amenazando va detrás de unas hormiguitas; en esta mañana de tibio sol, va arrastrando sus cuatro patitas.

Cuando de pronto sorpresivamente, en el camino se encuentra con un enorme caracol; es el más grande de todos; ella al verlo se oculta asustada, da un ” chirrido ”  dentro de su caparazón.

– ¡ ja !  Se burla el caracol

y dice a si – pensé que me ignorarías y sin embargo te hice temblar de puro miedo, ja, ja, ja !!

burlón se ríe, y muy despota, el caracol pregunta

– ¿qué andas buscando por aquí tortuga ?

Rosita ruborizada, de colera le contesta muy segura y tranquila, mis lentas patitas me llevan sin rumbo, busco algo de comida agua y sol  – ¿dime caracol, si tú has visto todo esto? luego mas tranquilo y amistozo contesta el caracol

– ¡Claro que sí !

contesto

– ¡Ven te llevare y te mostrare el camino !

ya, tortuga y caracol muy agitados se fueron,

dejando sus húmedas huellas; cuando menos se imaginaron encontraron un claro de luz, iluminado por el sol; donde estaba un pequeño charco de agua, de lluvia donde pudieron beber ambos amiguitos…

– ¿ a propósito caracol cómo te llamas? Pregunto la tortuguita, cuando; respondió rápidamente el caracol

– ¡me dicen Rogelio soy el más grande de la familia!

y vivo cerca de las margaritas…

– ¡oh! llena de asombro exclama la tortuga

Ya veo, Rogelio !

y a si muy animados continuaron su paseo…

cuando estaban dispuestos a tomar una pequeña siesta,

de pronto una enorme y negra sombra oscureció su tranquilo espacio de luz, muy sorprendido y aterrado el caracol, dio un gran grito, gimiendo y retorcido de miedo fue que levanto sus antenitas y fue cuando vio muy de cerca ante sus ojos;  a un humano que levanto a su amiguita la tortuguita; muy desconcertado luego de tomar nuevamente el aliento, grito pidiendo, auxilio, jadeando hasta el cansancio, no se canso de pedir, que la dejen por favor en paz a su amiguita la tortuguita, imploro a gritos que no la lastimen muy exhausto, fue cuando pensó lo peor que le podía suceder, y no quiso ver el final de la suerte que correría la tortuga y cerrando sus  ojitos para no ver el desenlace fatal de lo que sospechaba que como acto seguido pasaría; pensó que seria una caída mortal, la gran altura, que caería el cuerpo de su pobre amiguita, después de apretar sus ojitos; y espero ….. un track de caparazón !

¡oh !

y al no lograr escuchar nada los abrió finalmente, desesperado … y fue cuando pudo ver y distinguir que nada de eso paso,

por que todo se quedó en un sepulcral silencio …

Y fue cuando Rosita irrumpio en el silencio; al decir

– calmate caracol !

que te sucede, solo debes calmarte !

– oh cielos, casi siempre me pasa lo mismo ! se reprocha a si misma la tortuga.

te explicare; que aquel que me tomo entre sus brazos, es mi amigo, humano … se llama Leonardo, y es de los buenos.

el caracol muy sorprendido… aun no entendia

y siguió diciéndole, la tortuga, que ella confiaba en él, ya que el alimentaba y  cuidaba de ella,

muy tranquila y lentamente, se dirigió al caracol que estaba más pálido y mas lleno de burbujitas que nunca

– tranquilo amigo caracol, te agradezco tu preocupación, eres un buen amigo y no me abandonaste en un mal momento…

y ahora somos amigos de verdad !!

anda ven a mi lado y sigamos el paseo !!

el caracol Rogelio, aun muy absorto,

solo se arrastro exhausto, junto a la tortuga

ella insisto – ven te invito a comer una deliciosa hoja de lechuga que acaba de traerme mi amigo el humano Leonardo, el caracol muy aliviado al fin exhalo y suspiro profundamente…

y dijo – ¡ yo creí qué te estaba haciendo daño !

luego respondió la tortuguita Rosita

– A mi buen amigo Leonardo se le da por levantarme con sus manos y mirarme a los ojos de cerca, aquel gesto lo considero su saludo de siempre y muy suavemente me deja nuevamente en la tierra, junto a mi deja algunos alimentos y mucha agüita que es un regalo que recibo con mucho aprecio…

el caracol le pregunto algo confundido – ¿ no les temes, se dicen mucho de su maltrato ?

la tortuguita respondió – No te harán daño, la mayoría son muy buenos humanos, conscientes de que están rodeados de seres vivos como lo son ellos y jamás nos lastimaran; disculpa el gran susto que tuviste ¡ahora hay que celebrar un día más de vida en este bello jardín!

– ¡ a sí que, dejemos atrás el gran  susto pasame la ensalada caracol Rogelio y bebamos mucha agüita !

el caracol ya repuesto del susto muy dispuesto se puso a comer las hojas frescas de una enorme lechuga

el caracol y la tortuguita muy felices, mas unidos que nunca; muy sonrientes solo pensaron en seguir pasándola bien, en este hermoso comienzo de amistad, amor y  lealtad  hasta el final de los tiempos que le deparan en este gran jardin de la vida.

 

Fin

This entry was posted in cuentos.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *